La enfermedad de Alzheimer generalmente avanza lentamente en tres etapas: una leve (etapa temprana), una moderada (etapa media) y una grave (etapa final). En este artículo abordamos de la mano de nuestro neuropsicólogo, la segunda fase de la enfermedad.

Esta fase intermedia se debe de centrar en mantener la calidad de vida del paciente y apoyar a los cuidadores.

En esta segunda etapa del Alzheimer, la enfermedad se hace más evidente para los familiares

La enfermedad de Alzheimer es una enfermedad neurodegenerativa que afecta a millones de personas en todo el mundo. A medida que la enfermedad avanza, pasa por diferentes etapas, siendo los estadíos moderados particularmente desafiantes tanto para los pacientes como para sus cuidadores. Por un lado, debido a que tiende a ser la fase más larga de la enfermedad, y por otro, suele ser el momento del primer diagnóstico, dado que es el momento donde la enfermedad se hace más evidente para todos los familiares y allegados.

En la mayoría de las ocasiones, es en las fases moderadas cuando la familia toma la decisión de acudir a su médico por primera vez para consultar los déficit cognitivos y funcionales que tiene el paciente.

Síntomas de esta fase moderada

En los estadíos moderados de la enfermedad de Alzheimer, los individuos experimentan un deterioro significativo en su capacidad cognitiva y funcional. Esta etapa puede durar varios años y es donde los síntomas se vuelven más evidentes y restrictivos. Los pacientes en esta fase tienen ya evidentes dificultades en actividades diarias como vestirse y bañarse sin supervisión. La confusión se vuelve más frecuente, y pueden llegar a perderse incluso en lugares conocidos. Los problemas de memoria se intensifican. Además, pueden surgir cambios en el comportamiento, como la agitación, la irritabilidad o la apatía.

El impacto de la enfermedad en la vida diaria se hace manifiesto, y es una de las principales características de este estadío de la enfermedad. Los pacientes requieren asistencia y supervisión para evitar accidentes o situaciones peligrosas. La comunicación puede volverse más compleja, dado que suele aparecer dificultades para encontrar palabras, o para seguir instrucciones complejas.

El manejo de la enfermedad en esta etapa se centra en mantener la calidad de vida del paciente y apoyar a los cuidadores. Las estrategias incluyen la adaptación del entorno para hacerlo más seguro, establecer rutinas diarias y utilizar recordatorios y señales para ayudar al paciente a navegar su día a día. Aunque no hay cura para la enfermedad de Alzheimer, existen tratamientos que pueden ayudar a manejar los síntomas. Los medicamentos pueden mejorar temporalmente los síntomas cognitivos o ayudar a controlar los cambios de comportamiento. Las terapias no farmacológicas, como la estimulación cognitiva, también pueden ser beneficiosas.

El cuidador es una pieza clave en esta fase de enfermedad

Por otro lado, además del propio paciente, los cuidadores juegan un papel crucial en esta etapa de la enfermedad. Es esencial que reciban el apoyo necesario, ya que el cuidado de una persona con Alzheimer puede ser emocional y físicamente agotador. Los grupos de apoyo, la educación sobre la enfermedad y los servicios de respiro son recursos muy útiles.

Los estadíos moderados de la enfermedad de Alzheimer representan un desafío significativo, pero con el apoyo adecuado y la gestión de los síntomas, los pacientes y sus familias pueden sobrellevar esta etapa. La investigación continúa avanzando, y aunque aún no hay cura, hay esperanza en el horizonte para tratamientos más efectivos en el futuro.

Próximamente en nuevo artículo abordamos la siguiente fase de la enfermedad de Alzheimer. Para cualquier duda, consulta o si desea ampliar información sobre la pérdida de apetito en un paciente de Alzheimer, puede ponerse en contacto con el servicio de Neurología de Centro Neurológico Antonio Alayón (Santa Cruz de Tenerife – Tenerife).

Imagen  de portada de Philippe Leone

Neurología.

Alzheimer moderado (segunda etapa).

Abrir chat
¿Cómo te podemos ayudar?
Centro Neurológico Antonio Alayón
Hola, pregúntame tus dudas