LA DETECCIÓN TEMPRANA AUMENTA LA CALIDAD DE VIDA EN EL ALZHEIMER