Con este artículo dirigido al cuidador de alzheimer, queremos dar respuesta a muchas preguntas que nos están llegando últimamente, a través de nuestra página web www.antonioalayon.com acerca de los problemas que están teniendo con la agresividad en el familiar al que cuidan.

La agresividad en el paciente de alzheimer es una cuestión muy sensible y a la vez muy importante. En un anterior artículo hacíamos referencia a este síntoma conductual de la demencia. Debido a las peticiones de muchos cuidadores de alzheimer que pasan por esta situación y no saben como abordarla, les dejamos este artículo en el que tratamos de manera más profunda, con pautas y consejos, la agresividad en el alzheimer.

Como cuidador de alzheimer es muy importante aprender a  identificar a que se debe esa conducta

¿Qué podemos hacer como cuidador de alzheimer cuando nuestro familiar se comporta de una manera agresiva?

Antes que nada debemos de saber, como cuidador de alzheimer, que todos los casos van a ser diferentes y es muy importante comenzar a identificar que es lo qué puede estar desencadenando este comportamiento.

A continuación queremos explicarles algunos puntos básicos, que a la vez nos van a ayudar a poder identificar lo que le está ocurriendo al enfermo de alzheimer para que se comporte así.

Cuando la agresividad aparece por primera vez

Primero que nada, debemos identificar si la agresividad es la primera vez que sucede o es algo que ya se está presentando de manera continuada.

Si es la primera vez que notamos que el familiar tiene un comportamiento agresivo y no va acorde con su personalidad y forma de ser, es muy importante acudir al especialista. Esto es una clara alarma que hay que acudir a una revisión con su médico.

Además debemos de ver si el paciente se encuentra correctamente hidratado ya que la deshidratación, puede provocar que nuestro cuerpo presente conductas que no son las más frecuentes, como la desorientación, tener pequeñas alucinaciones o estar agresivo.

Asimismo tenemos que revisar la alimentación, si lleva una alimentación correcta o por el contrario está consumiendo alimentos que le provocan estreñimiento. Cuando una persona pasa un tiempo prologado sin poder dar de cuerpo, se empiezan a alterar todos sus comportamientos.

Cuando se trata de personas mayores que además presentan algún tipo de deterioro cognitivo o una demencia, es más difícil expresar como se sienten y que problemas tienen, por lo que muchas veces el paciente  opta por reaccionar con un comportamiento agresivo.

¿Qué sucede cuando la agresividad aparece de manera frecuente?

En estos casos debemos de tener en cuenta una serie de recomendaciones:

Velar por la seguridad tanto para el cuidador de alzheimer como para el paciente. Si por ejemplo esta lanzando objetos, nunca lo pierdas de vista por si puede lastimar pero debes de guardar una distancia de seguridad pertinente

Durante estos episodios, el paciente de alzheimer su fuerza aumenta mucho, por lo que debemos de tener sumo cuidado y precaución.

Estos episodios son ajenos siempre a la voluntad del enfermo, por lo que debemos de tener presentes el estado en el que se encuentra y la enfermedad que sufre. Debemos de ponernos siempre en su lugar.

Debemos observar cuando ocurren estos episodios. Si son a cierta hora del día, en lugar de la casa en concreto o con alguna persona en particular.

Es muy importante observar cuando suceden los episodios de agresividad

Si ocurren a una hora concreta, debemos irnos preparando e intentar con previa antelación distraer y tranquilizar al familiar para así evitar que no suceda.

Si observamos que es un lugar determinado de la casa, tenemos que revisar que sea un entorno seguro, la iluminación de ese lugar en  concreto, la temperatura o si hay algún objeto que le puede traer recuerdos desagradables o resultarles molesto.

En el caso de que ocurra con una persona en particular, hay que ver con que tono de voz nos dirigimos al enfermo, cuales son nuestros movimientos y que lenguaje no verbal usamos con el familiar.

Esta serie de cosas (movimientos rápidos, lenguaje no verbal brusco,…) puede percibirlas el paciente como una agresión, por lo que debemos de tener mucho cuidado y revisar como actuamos en estos casos.

En el caso que como cuidador de alzheimer, no puedas llegar a identificar lo que está ocurriendo en el familiar para que adopte esa conducta agresiva, te recomendamos pidas ayuda de inmediato a un especialista.

Si te ha parecido de tu interés, comparte este artículo de «Cuidador de Alzheimer: Qué hacer cuando el familiar es agresivo».

Centro Neurológico Antonio Alayón, Santa Cruz de Tenerife.

Neurología.

Para cualquier duda, consulta o si desea ampliar información sobre la enfermedad de alzheimer u otras demencias, puede ponerse en contacto con el servicio de Neurologia de Centro Neurológico Antonio Alayón (Santa Cruz de Tenerife – Tenerife).

Cuidador de alzheimer: Qué hacer cuando el familiar es agresivo.