La depresión infantil es un trastorno mental que afecta a los niños y adolescentes, y se caracteriza por una tristeza persistente, apatía, irritabilidad, problemas de sueño, cambios en el apetito, baja autoestima, pérdida de interés en actividades que antes disfrutaban, problemas de concentración y pensamientos negativos o suicidas.

Es importante destacar que la depresión infantil puede manifestarse de manera diferente en cada niño, por lo que es fundamental estar atentos a cualquier cambio significativo en su comportamiento, estado de ánimo o rendimiento escolar.

¿Qué impacto tiene en la familia?

Algunas formas en las que la depresión infantil puede afectar a la familia incluyen:

  1. Estrés y preocupación: pueden estar constantemente preocupados por el bienestar emocional y psicológico de su hijo/a, lo que puede llevar a un aumento de la ansiedad y el estrés en la familia.
  2. Cambios en la dinámica familiar: el niño/a puede necesitar más apoyo y atención por parte de los padres y hermanos. Esto puede llevar a cambios en la distribución de las tareas y responsabilidades dentro de la familia.
  3. Sentimientos de culpa: los padres pueden sentirse culpables por la depresión de su hijo/a, preguntándose si podrían haber hecho algo para prevenirla o ayudar a su hijo/a de alguna manera.
  4. Problemas de comunicación: la depresión infantil puede dificultar la comunicación dentro de la familia, ya que el niño/a puede tener dificultades para expresar sus emociones y sentimientos. Esto puede llevar a malentendidos y conflictos en la familia.
  5. Impacto en la salud mental de los padres: los padres de un niño/a con depresión pueden experimentar altos niveles de estrés, ansiedad y depresión ellos mismos. Es importante que los padres también busquen apoyo y ayuda para cuidar de su propia salud mental mientras apoyan a su hijo/a.

Conchi Moreno Rodríguez, neuropsicóloga del Centro Neurológico Antonio Alayón.

En resumen…

Es importante tener en cuenta que algunos de los síntomas pueden ser comunes en los niños en algún momento de su vida, pero si persisten durante un período prolongado y afectan significativamente su funcionamiento diario, es importante buscar ayuda de un profesional de la salud mental.

Por otro lado, la depresión infantil puede tener un impacto significativo en la familia, afectando la dinámica familiar, la salud mental de los padres y generando estrés y preocupación. Es importante que la familia busque apoyo y ayuda para manejar la depresión infantil y cuidar de la salud mental de todos los miembros de la familia.

Para cualquier duda, consulta o si desea ampliar información sobre la depresión infantil, puede ponerse en contacto con nuestro servicio de Neuropsicología llamando al teléfono 922 28 59 78 o por correo electrónico: web@antonioalayon.com

Centro Neurológico Antonio Alayón.

Depresión infantil.

Imagen de portada: Tadeusz Lakota

Neuropsicología.

Abrir chat
¿Cómo te podemos ayudar?
Centro Neurológico Antonio Alayón
Hola, pregúntame tus dudas