En el artículo de hoy vamos a abordar un tema de actualidad y que suele generar mucha confusión entre los pacientes, e incluso entre algunos profesionales de la salud. Hoy vamos a valorar y entender las diferencias entre la protrusión discal y la hernia discal.

Antes de nada, debemos entender la anatomía de la columna. Simplificando mucho, el disco intervertebral es una estructura que se sitúan entre dos vértebras y nos permite, fundamentalmente, la absorción de cargas e impactos. El disco está formado por un anillo fibroso cartilaginoso y un núcleo (núcleo pulposo).

Diferencias entre hernia discal y protusión discal

Cuando hablamos de “protrusión discal” hacemos referencia al abombamiento del anillo fibroso, sin que este llegue a romperse. Sin embargo, una hernia discal es cuando el anillo se encuentra fisurado o roto y el núcleo pulposo invade el canal medular. Entendemos pues, que, aunque guardan cierta relación, nos encontramos ante dos entidades clínicas diferentes.

La mayor preocupación de nuestros pacientes suele ser el diagnóstico de que una protrusión discal es el paso previo al desarrollo de una hernia discal, sin embargo, esto no es correcto, pues la inmensa mayoría de las protrusiones discales no acaban evolucionando a una hernia discal, al igual que no todas las hernias ni protrusiones causan dolor.

Como explicamos más arriba, nos encontramos ante dos entidades clínicas diferentes, por lo que debería ser obvio que no podemos realizar su tratamiento de la misma manera. Sin embargo, en prácticamente todos los centros de rehabilitación los protocolos de tratamientos de hernias y protrusiones son similares, por lo que los resultados son mediocres, ineficientes e ineficaces. Resulta obvio que no tratamos de igual manera un esguince de tobillo que una fractura distal de tibia y peroné, aunque comparten región y estructura, no es la misma afectación. Es un error muy grave realizar el mismo protocolo de tratamiento para dos entidades clínicas diferentes.

Como tratar ambas patologías

En el Centro Neurológico Antonio Alayón creemos firmemente que el tratamiento debe ser cuidadosamente escogido en base a la patología, a la sintomatología del paciente y a su propia percepción y situación frente a la patología. Si algo nos define y nos posiciona como centro de referencia en rehabilitación es el profundo conocimiento de las diferentes entidades clínicas que nuestros profesionales ven cada día.

Ofrecemos un amplio abanico de opciones terapéuticas para el tratamiento de la hernia discal y la protrusión discal, abordando cada una de ellas de manera específica. Aunque es objeto de otro artículo, a grandes rasgos, los diferentes tratamientos que ofrecemos en nuestro centro son:

  • Neuromodulación percutánea
  • Terapia de distracción articular vertebral con tracción.
  • Terapia miofascial.
  • Terapia manual.
  • Técnicas neurodinámicas.
  • Ejercicio terapéutico.

Cada una de estas técnicas se adapta a la entidad clínica del paciente y a su situación y la sintomatología que presenta, pues lo más importante siempre será un correcto entendimiento de qué es lo que afecta al paciente y seleccionar las herramientas adecuadas y usarlas de la manera precisa para abordar de manera eficaz y eficiente la patología.

Para cualquier duda, consulta o si deseas ampliar información sobre el tratamiento de la hernia discal y protusión discal, puedes ponerte en contacto con nosotros llamando al teléfono 922 28 59 78. 

Hernia discal vs protusión discal

Fisioterapia.

Imagen de portada: pixabay

Abrir chat
¿Cómo te podemos ayudar?
Centro Neurológico Antonio Alayón
Hola, pregúntame tus dudas