Santa Cruz de Tenerife, 11 de octubre del 2018

La enfermedad del Alzheimer es la principal causa de discapacidad en personas mayores en España. Además, un estudio sitúa a la afección, junto a otras demencias, como la segunda causa específica de muerte en España, mientras que la Organización Mundial de la Salud señala que la demencia es el grupo de enfermedades que más han aumentado en mortalidad en los últimos años, tras haberse duplicado en los últimos 15 años.

Entre el 30 y el 40 por ciento de los casos de Alzheimer está sin diagnosticar, cifra que asciende hasta el 80 por ciento en los casos de la enfermedad que aún son leves, según datos de la Sociedad Española de Neurología (SEN).
Cada año se diagnostican en España unos 40.000 casos de alzhéimer. Sin embargo, mucha gente está sin diagnosticar o es diagnosticada demasiado tarde porque los síntomas iniciales de la enfermedad son, a veces, difíciles de distinguir de los olvidos cotidianos.
La doctora Sagrario Manzano, perteneciente a la SEN, ha hecho hincapié en que un diagnóstico precoz “permitiría estabilizar al paciente en las fases más leves de la enfermedad y retrasar la evolución de unos años, lo cual es fundamental para mejorar la calidad de vida de los pacientes”.
“Aunque la enfermedad no tenga cura existen tratamientos que, al menos por un tiempo, consiguen detener o ralentizar la progresión de la enfermedad”.
En nuestro país hay 800.000 personas que sufren esta enfermedad, según los datos de esta organización. No obstante, la prevalencia e incidencia de la enfermedad se incrementa a partir de los 65 años, por lo que el envejecimiento poblacional y el incremento de la esperanza de vida harán que el número de casos aumente. Según la OMS, la enfermedad de Alzhéimer afecta a una de cada nueve personas con más de 70 años y se estima que en 2050 afecte a 135 millones de personas a nivel global.
Cómo intentar prevenirlo
Llevar a cabo estrategias de prevención sobre los factores de riesgo de demencia conocidos conseguiría disminuir el impacto de la enfermedad en la sociedad. Algunos estudios señalan que llevar hábitos de vida saludables podría reducir hasta un 40 por ciento los casos de Alzheimer o, al menos, retrasar el debut clínico de la enfermedad.
Por otro lado, existen factores de riesgo potencialmente modificables como el control cardiovascular, un mayor nivel educativo, más actividad física, hacer dietas saludables y dejar los hábitos tóxicos como el tabaquismo.
Para cualquier duda, consulta o si desea ampliar información sobre el alzheimer u otras demencias, puede ponerse en contacto con el servicio de Neurologia de Centro Neurológico Antonio Alayón (Santa Cruz de Tenerife – Tenerife).

Si te ha parecido de tu interés, comparte este artículo.

Centro Neurológico Antonio Alayón, Santa Cruz de Tenerife.

Neurología.

Demencia

Alzheimer