[vc_row][vc_column][vc_column_text]Santa Cruz de Tenerife, 27 de Diciembre

Según datos de la «Sociedad Española de Neurología (SEN)» casi 120.000 personas sufren un ictus en España, de los cuales la mitad quedan con secuelas discapacitantes o fallecen y, aunque, en los últimos 20 años, la mortalidad y discapacidad ha disminuido, se espera que en los próximos 25 años su incidencia se incremente un 27%.

Según los últimos datos publicados en la Comunidad Autónoma de Canarias (con sus provincias Santa Cruz de Tenerife y Las Palmas de Gran Canaria) que hacemos referencia por estar nuestro centro ubicado en Santa Cruz de Tenerife, constituye la segunda comunidad autónoma de toda España, por detrás de Madrid, con menor tasa ajustada de muertes cerebrovasculares (25,33 por 100.00 hombres, y 19,66 por100.000 mujeres), para una tasa nacional de 35,1 en hombres y 27,74 en mujeres por 100.000.

El ictus es la segunda causa de muerte en España, la primera en el caso de las mujeres, y también la primera causa de discapacidad adquirida en el adulto, además actualmente más de 330.000 españoles presentan alguna limitación en su capacidad funcional.

El ictus cerebral puede producirse por la interrupción del flujo sanguíneo en una parte del cerebro (isquemia) o por la rotura de una vena (hemorragia). En ambos casos, la detección precoz es fundamental para evitar las secuelas y para reducir la mortalidad, por lo que es importante conocer los síntomas para detectarlo cuanto antes.

Es esencial conocer los hábitos y los factores que pueden provocar un ictus cerebral. La prevención del ictus en muchos casos radica en intentar eliminar de la vida cotidiana ciertos factores de riesgo modificables. Estos son algunos de los factores de riesgo de ictus más importantes por su asociación directa con un importante porcentaje de los casos:

  1. Tabaquismo: es imprescindible el abandono del tabaco para disminuir el riesgo tanto de enfermedades cerebrovasculares, como cardiovasculares.
  2. Consumo excesivo de alcohol: es otro de los factores de riesgo que está en tu mano modificar, porque más de un millón de los ictus que se producen cada año se asocian al abuso del alcohol.
  3. Hipertensión arterial no controlada. Se considera la principal amenaza para la aparición del ictus, tanto isquémico como hemorrágico, ya que se asocia a alrededor del 50% de todos los ataques cerebrales.
  4. Mala alimentación: la alimentación también desempeña un papel fundamental en la prevención del ictus porque casi la cuarta parte de estos ataques se relacionan con una dieta desequilibrada.
  5. Diabetes: los pacientes diabéticos tienen un mayor riesgo de ictus cuando sus controles no son los adecuados, y más si se suman otros factores como el tabaco o la hipertensión arterial.
  6. Colesterol alto: la hipercolesterolemia es decisiva en la formación de los trombos en las arterias cerebrales y, de hecho, más de uno de cada cuatro episodios de ictus se asocian a elevados niveles de colesterol LDL (el colesterol malo).
  7. Obesidad: se estima que aproximadamente uno de cada cinco ictus se relacionan con la obesidad.
  8. Sedentarismo: la falta de actividad física se vincula a más de un tercio de estos episodios.

A parte de tener muy presente estos factores, desde el servicio de Neurología de Centro Neurológico Antonio Alayón (ubicado en Santa Cruz de Tenerife), recomendamos hacerse un chequeo preventivo.

El chequeo médico de prevención del ictus son un conjunto de pruebas diseñadas por un equipo médico de máximo nivel, con gran experiencia en el campo de la neurología. El ictus o accidente cardiocerebral puede afectar seriamente a la calidad de vida de una persona, es por eso que se recomienda un chequeo preventivo como eficaz método para controlar y supervisar el estado de salud de las personas en riesgo de padercerlo.

Esos son sus síntomas:

  • Pérdida brusca de fuerza en la cara y/o en las extremidades de un lado del cuerpo.
  • Sensación de hormigueo repentina en cara o extremidades.
  • Pérdida de la visión.
  • Dificultades para hablar, articular palabras y ser entendidos por otras personas.
  • Dolor repentino de cabeza, muy intenso y sin causa aparente.
  • Vértigo, desequilibrio, desvanecimientos o sensación de inestabilidad, acompañados de alguno de los síntomas anteriores.

En el caso de padecer uno o más síntomas, la Sociedad Española de Neurología (SEN) recomienda acudir a un médico de forma inmediata, aunque estas señales desaparezcan. Y es que puede tratarse de un ataque isquémico transitorio, cuyo tratamiento puede evitar un mal mayor, como es un infarto cerebral.

Para cualquier duda, consulta o si desea ampliar información puede ponerse en contacto con nuestro servicio de Neurología.

Si te ha parecido de tu interés, comparte este artículo.

Centro Neurológico Antonio Alayón, Santa Cruz de Tenerife.

Neurología.

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

Abrir chat
¿Cómo te podemos ayudar?
Centro Neurológico Antonio Alayón
Hola!!! háblame