Rehabilitación del ictus: Los ictus son como comúnmente se denomina a  una enfermedad cerebrovascular que afecta a los vasos sanguíneos que suministran sangre al cerebro. También se le conoce como accidente cerebrovascular (ACV), “embolia” o “trombosis” o “derrame cerebral”, en función de la causa que haya tenido.

La importancia de la rehabilitación del ictus en tiempo y forma

Un ictus ocurre cuando un vaso sanguíneo que lleva sangre al cerebro se rompe o es taponado por por diversas causas. Este evento provoca que la sangre y nutrientes no alcancen adecuadamente las partes del cerebro que debe irrigar. Debido a esto, la falta de alimento y oxígeno provocan la muerte de las neuronas de la zona afectada. A causa de esta ruptura o bloqueo, parte del cerebro no consigue el flujo de sangre, oxígeno y glucosa, que necesita. La consecuencia es que las células nerviosas del área del cerebro afectada no reciben oxígeno, por lo que no pueden funcionar y mueren transcurridos unos minutos.

Causas del ictus

Las causas de los ictus son muy variadas, hablando siempre de factores de riesgo de ocurrencia (factores de riesgo que aumentan la probabilidad o riesgo de padecer uno o varios):

1. La edad: A partir de los 55 años, aumenta exponencialmente el riesgo de sufrir un ACV’s.
2. Sexo: Si bien existe igual riesgo de padecer un ictus entre hombres y mujeres, la mayor esperanza de vida global de las mujeres, hace que estas tengan una mayor incidencia. 
3. Herencia: La presencia en primer grado de uno o varios familiares afectos de enfermedad cerebro-vascular, se considera factor de riesgo para padecerlo. 
4. Antecedentes personales de enfermedad cerebro-vascular: El haber sufrido un primer ictus, aumenta en gran medida el riesgo de sufrir otro, de ahí la importancia de instaurar medicación preventiva. 
5. Hipertensión Arterial: Tener la tensión alta no controlada, está relacionada con el 70% de la aparición de ictus, siendo la HTA el principal factor de riesgo para padecerlo. 
6. Fumar / alcohol: El tabaquismo presenta múltiples daños sobre el sistema cardio-vascular y circulatorio, siendo un importante factor de riesgo para padecer un ACV. Al contrario de la creencia popular, no existe una dosis mínima segura en el consumo de alcohol. Las últimas investigaciones relacionan el consumo de cantidades mínimas de alcohol con patologías cardiacas y cáncer. 
7. Padecer diabetes y colesterol alto: Ambas condiciones se consideran factores de riesgo de primer orden para tener un ictus, cuando sus parámetros no son adecuadamente controlados con tratamiento y dieta. 
8. Tener cardiopatías previas: Presentar una enfermedad cardiaca, del tipo que sea, puede aumentar hasta el doble de riesgo de padecer un ictus.

Secuelas del ictus

Las secuelas que puedan dejar los ictus son muy variadas, dependiendo del tipo de ictus, duración, tiempo de demora de la atención médica, y la arteria que se ha visto comprometida, lo cual determinará qué parte del cerebro se va a ver afectada. Otros factores, como la edad, el nivel educativo, el sexo, la preferencia manual o el estado de salud previo, serán determinantes a la hora de establecer las secuelas y el pronóstico de recuperación. En algunos casos, los ictus no dejan secuela alguna, dado que se resuelven por si mismos espontáneamente, son los llamados “AIT” o Accidentes Isquémicos Transitorios.
En función del área cerebral afectada, el ictus puede dejar dos grandes tipos de secuelas, o una combinación de ambas (en la mayoría de las ocasiones), como son:
1. Déficit motores / sensoriales: Cuando el ACV ha afectado a una arteria-región cerebral que se encarga del movimiento, pueden provocar paresias o hemiparesias (debilidad del cuerpo o medio cuerpo), hemiplejías (alteración motora en un hemicuerpo), espasticidad (hipercontracción muscular), hipotonía (falta de tono muscular) entre otros. Por otro lado, en ocasiones los ACV’s pueden dejar como secuelas alteraciones visuales, como las hemianopsias (ceguera para medio campo visual) o la cuadrantonopsia (ceguera para un cuadrante del campo visual).
2. Déficit cognitivos: Cuando el ACV afecta a un área que se encarga de funciones cognitivas, podemos encontrarnos con afásias (el paciente pierde todo o parte del lenguaje), agnosias (dificultades para reconocer objetos según la modalidad sensorial) pérdida de memoria, enlentecimiento cognitivo, alteraciones de conducta (apatía, depresión, agitación, agresividad), y múltiples síndromes neurológicos, que dependerán del área afectada del cerebro, y su extensión.

Rehabilitación del ictus

Es importante destacar que el tratamiento y rehabilitación del ictus varía entre cada paciente, y debe ser personalizado para cada situación concreta. Es fundamental la pronta intervención en todas las áreas deficitarias por parte del profesional correspondiente, lo más rápido posible, siempre en el marco de que existe una recuperación espontánea que el paciente recuperará sin intervención profesional, y otro periodo, mucho más largo, donde el trabajo de rehabilitación será óptimo y el beneficio será máximo. A partir de estos momentos, la eficacia de los tratamientos disminuyen en gran medida, por lo que el rápido abordaje multidisciplinar de la rehabilitación es clave en la recuperación.

Queremos destacar que el abordaje terapéutico del Acv debe ser en todo momento multidisciplinar, donde el paciente sea tratado de forma conjunta con todos los profesionales que participarán en la rehabilitación del ictus. Existe cierta tendencia a primar la rehabilitación física, dejando en un segundo plano la rehabilitación cognitiva, dando por sentado que este aspecto (como el lenguaje) se recuperará solo. Gran error, de fatales consecuencias. 

El equipo de rehabilitación del ictus debe estar compuesto no solo por neurólogos y médicos rehabilitadores, sino también por: Fisioterapeutas, logopedas, psicólogo clínico, neuropsicólogo y terapeuta ocupacional. Su trabajo conjunto y coordinado, dará las mayores garantías de éxito al tratamiento rehabilitador. El Centro Neurológico Alayón está compuesto por un equipo de profesionales de todas las áreas implicadas, para prestar un servicio integral y personalizado en la rehabilitación del ictus.

En ocasiones consideramos el Acv como el principio del fin, cuando podemos mirarlo como el principio de un largo, pero esperanzador camino hacia la recuperación, gracias a las modernas técnicas de rehabilitación del ictus

Rehabilitación del ictus

Artículo elaborado por David Morales Casanova – Neuropsicólogo del Centro Neurológico Antonio Alayón

Si te ha parecido de tu interés, comparte este artículo de rehabilitación del ictus.

Centro Neurológico Antonio Alayón, Santa Cruz de Tenerife – Tenerife.

Neurología.

Para cualquier duda, consulta o si desea ampliar información sobre la rehabilitación del ictus puede ponerse en contacto con el servicio de Neurologia de Centro Neurológico Antonio Alayón (Santa Cruz de Tenerife – Tenerife).