Artículo en el que nuestra neuropsicóloga Conchi Moreno, nos explica que es importante saber ante uno de los trastornos que mas impone a los pacientes, el trastorno de pánico.

«Tengo la sensación de que me voy a morir…» Es una frase muy común que se suele escuchar en psicoterapia cuando atendemos a una persona con un trastorno de pánico.

¿Qué es el trastorno de pánico?

El trastorno de pánico está dentro de los cuadros de ansiedad que se caracteriza por episodios repentinos e intensos de miedo extremo, acompañados de síntomas físicos como taquicardia, dificultad para respirar, sudoración excesiva y sensación de falta de control, entre otras. Estos ataques de pánico pueden ser aterradores y pueden desencadenar una respuesta de evitación hacia situaciones o lugares que se han asociado con la experiencia de los síntomas

Conchi Moreno Rodríguez, neuropsicóloga del Centro Neurológico Antonio Alayón.

¿Cuáles son los tratamientos psicológicos que se utilizan para este trastorno?

Normalmente se suele utilizar dos tipos de tratamiento psicológico:

  1. Terapia cognitivo-conductual: se basa en la idea de que nuestros pensamientos y acciones influyen en nuestras emociones. Se centra en identificar y desafiar los patrones de pensamiento negativos y distorsionados que contribuyen a la aparición de los ataques de pánico. También se trabaja en la exposición gradual a situaciones temidas, para que la persona pueda aprender a que su ansiedad disminuirá naturalmente con el tiempo y no tendrá que evitarlas.
  2. Terapia de exposición: implica exponerse gradualmente a situaciones temidas o desencadenantes de los ataques de pánico, con el objetivo de disminuir la ansiedad asociada. El/la terapeuta guía a la persona en pequeños pasos, comenzando por situaciones menos temidas y progresando gradualmente hacia situaciones más desafiantes. A medida que la persona se enfrenta con éxito a estas situaciones, su nivel de ansiedad disminuye, lo que conduce a una mayor confianza en su capacidad para manejar los ataques de pánico.

Este tipo de terapias pueden ir acompañadas de técnicas de relajación como la respiración profunda, la relajación muscular progresiva y la meditación que pueden ser muy útiles para reducir la ansiedad asociada con los ataques de pánico. Estas técnicas se pueden practicar regularmente para reducir los niveles generales de estrés y ansiedad.

¿Qué es importante para tener en cuenta?

Es importante tener en cuenta que el tratamiento psicológico para los trastornos de pánico puede requerir tiempo y esfuerzo. La paciencia y la perseverancia son clave para alcanzar una mejoría significativa. Además, la combinación de la terapia psicológica con el tratamiento farmacológico puede ser recomendada en algunos casos, dependiendo de la gravedad de los síntomas.

En resumen…

Los trastornos de pánico pueden ser tratados eficazmente a través de diversas terapias psicológicas. Estas terapias pueden ayudar a las personas a desafiar sus patrones de pensamiento negativos, aprender técnicas de relajación, enfrentar y superar sus miedos y explorar los factores subyacentes que contribuyen a su ansiedad.

Para cualquier duda, consulta o si desea ampliar información sobre tratamiento en el trastorno de pánico, puede ponerse en contacto con nuestro servicio de Neuropsicología llamando al teléfono 922 28 59 78 o por correo electrónico: web@antonioalayon.com

Centro Neurológico Antonio Alayón.

Tratamiento del trastorno de pánico.

Imagen de portada: Marina Vitale

Neuropsicología.

Abrir chat
¿Cómo te podemos ayudar?
Centro Neurológico Antonio Alayón
Hola, pregúntame tus dudas