[vc_row][vc_column][vc_column_text]Memoria – Santa Cruz de Tenerife, a 22 de noviembre

Entre el 15% y el 20% de los ciudadanos envejecen sin perder memoria, según datos aportados recientemente por David Bartrés-Faz, neuropsi­cólogo de la Universitat de Barcelona, en la jornada Las soledades organizada por la Fundació Grup Set. 

 Pero “no sabemos quiénes son ni por qué mantienen la memoria”, señaló. Para averiguarlo, el estudio Barcelona Brain Health Initiative (BBHI) investigará de qué de­pende que se mantenga o no la ­memoria con la edad y qué hacer para preservar las capacidades cognitivas.

Más de 5.000 voluntarios sanos con una media de edad de 52 años se han inscrito ya como participantes en el estudio BBHI, liderado desde el Institut Guttmann e impulsado por la Fundación Bancaria La Caixa. De ellos, un 13% dicen que se sienten solos, informó Bar­trés-Faz, investigador principal del estudio.

El sentimiento de soledad, dijo, es más habitual en mujeres que en hombres y es independiente del nivel socioeconómico. Según los datos presentados ayer en la jornada de la Fundació Grup Set, aún no publicados, el sentimiento de soledad está asociado a una peor condición física, más dificultades para dormir, menor capacidad de concentración y peor funcionamiento de la memoria.

El estudio BBHI tiene previsto hacer un seguimiento de las personas que participan en él para comprender cómo se puede mantener una buena salud del cerebro con la edad. Mil de los voluntarios, además de completar encuestas sobre su estilo de vida y su estado de salud, serán invitados a hacerse pruebas diagnósticas que incluirán desde tests cognitivos hasta electroencefalogramas. Estas pruebas se repetirán cada dos años, de manera que “tendremos datos detallados de la estabilidad de las funciones cognitivas”, señala Bartrés-Faz.

Quinientos de estos voluntarios recibirán además un tratamiento personalizado para modificar hábitos de vida con el objetivo de evitar o retrasar el declive cognitivo con la edad. Esta parte del estudio puede aclarar qué hábitos pueden ser neuroprotectores.

En el apartado concreto de la soledad, la neuróloga Mercè Boada, directora médica de la Fundación ACE, recordó  que tener una vida social rica protege frente a la enfermedad de Alzheimer. Esta protección se atribuye a que las relaciones sociales, al igual que las actividades intelectuales, proporcionan una reserva cognitiva que retrasa la aparición de los síntomas de la enfermedad. Por lo tanto, si esta se manifiesta, lo hace a edades más avanzadas.

El estudio BBHI, en el que también participa la Escuela de Medicina de Harvard (EE.UU.), investigará si los beneficios de la reserva cognitiva se extienden más allá de la enfermedad de Alzheimer y pueden ayudar al conjunto de la población a envejecer con salud.

Fuente: La Vanguardia

Para cualquier duda, consulta o si desea ampliar información sobre, puede ponerse en contacto con el servicio de Neuropsicología del Centro Neurológico Antonio Alayón (Santa Cruz de Tenerife – Tenerife).

Si te ha parecido de tu interés, comparte este artículo.

Centro Neurológico Antonio Alayón, Santa Cruz de Tenerife.

Neuropsicologia.

Memoria.

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

Abrir chat
¿Cómo te podemos ayudar?
Centro Neurológico Antonio Alayón
Hola!!! háblame